Salsa de tomate italiana casera

La salsa de tomate italiana, es una de las recetas básicas que todo cocinillas debe de tener aprender y tener como fondo de nevera. No solo sirve para elaborar un plato de pasta bien rico o una pizza, también puede ser utilizado en lasagnas, guisitos, bacalao con tomate, albóndigas …y en cualquier otra cosa que se os ocurra que pueda irle bien una buena salsa de tomate. 
Es muy sencilla de hacer y solo se necesitan unos pocos ingredientes y 20-30 minutos para tener una salsa de tomate italiana de escándalo. 
¿Y porqué la llamo italiana? no por capricho y porque mole, sino porque es la auténtica receta de salsa de tomate que hacen en Italia. Recuerdo en mis años de voluntariado europeo en Toscana los muchos platos de pasta con esta sencillísima salsa como un auténtico manjar. 
 

INGREDIENTES PARA LA SALSA DE TOMATE ITALIANA

  • 1 bote de tomate natural triturado
  • 1 o 2 dientes de ajo
  • aceite de oliva
  • sal
  • azúcar
  • pimienta
  • unas hojas de albahaca frescas (opcional)
salsa de tomate casera italiana

PREPARACIÓN: 

 
  1. En un cazo o una olla (dependiendo de la cantidad que vayas a hacer) pon un chorrito de aceite de oliva y el ajo con un corte a freír a fuego bajo para evitar que se queme. Con esto infusionamos el aceite y creamos la base previa de sabor. 
  2. Una vez el ajo esté dorado añadimos el bote de tomate natural triturado. Es importante que sea natural y no frito, ya que lo que queremos es cocinarlo nosotros y darle el sabor que buscamos. Movemos bien para incorporar el aceite. 
  3. Salpimentamos al gusto y añadimos las hojas de albahaca simplemente partidas en trozos grandes con la mano y dejamos que cueza a fuego bajo aproximadamente 20-30 minutos. Si tienes un bote pequeño necesitarás menos tiempo y si haces un bote de 1 kg necesitarás puede que algo más que media hora. 
  4. Pasado este tiempo verás que cambia de color y queda más intenso, es el momento en el que vamos a probar qué tal los sabores y rectificar en caso de necesidad. El tomate suele tirar hacia la acidez, por lo que siempre es conveniente rectificarla con media o una cucharada de azúcar. Mejor siempre empezar por media y probar. Os prometo que no queda dulce, y aporta el contrapunto a la acidez del tomate, haciendo que quede un sabor delicioso y perfectamente balanceado. 
  5. Utilizar inmediatamente si lo quieres o guardar en un bote bien cerrado con un chorro de aceite de oliva crudo por encima cubriendo toda la superficie a modo de conservante. Puede durar en la nevera así perfectamente una semana. 
 
El toque de la albahaca fresca es lo que le dará el toque italiano a la salsa de tomate, pero si en el momento de hacerlo no tienes albahaca no es un problema ya que la salsa de tomate te va quedar igualmente deliciosa. Eso sí, al añadírsela le darás el toque de perfección que hará que quieras rebañar el plato. 
salsa de tomate casera italiana
 
C O M P Á R T E L O

Deja un comentario