Receta fácil de leche dorada o golden milk

La leche dorada o golden milk forma parte de uno de mis últimos descubrimientos culinarios. Llevaba un tiempo queriendo probarla, y a raíz de un proceso de resfriado y leer una vez más sus múltiples beneficios me decidí a probarla. 
La leche dorada es una delicia de origen milenario con raíces en la medicina ayurvédica india, que considera la salud de forma holística, incluyendo la alimentación como forma de medicina. 
Esta receta además de estar realmente deliciosa, tiene unas propiedades muy interesantes para la salud, principalmente antioxidantes y antiinflamatorias gracias a la combinación de especias y especialmente a la cúrcuma su ingrediente principal. 
A nivel más específico la leche dorada tiene todos estos otros beneficios adicionales: 
 
  • Es un potente analgésico y antiséptico natural
  • Mejora el funcionamiento del sistema inmunitario
  • Ayuda a mantener los niveles de colesterol
  • Promueve la salud digestiva
  • Tiene propiedades termogénicas y ayuda a regular el metabolismo
  • Disminuye la presión arterial alta
  • Favorece la memoria y la función cerebral
Originariamente se hace mediante una pasta que se hace con las especias y que sirve de base para varias veces, así como con leche de vaca. Personalmente he hecho las dos variantes, tanto con la pasta como solo las especias directamente y no veo realmente el beneficio de preparar la pasta, salvo quizá el de utilizar cúrcuma fresca. 
Por otra parte, yo no consumo lácteos desde hace un tiempo por lo que no la hago con leche de vaca sino de arroz, aunque podéis perfectamente utilizar de vaca o cualquier otra leche vegetal sin problema. 

INGREDIENTES PARA HACER UNA TAZA DE LECHE DORADA

  • 1 Taza de leche a tu elección (personalmente tomo de arroz, pero puede quedar igualmente rica con cualquier otra)
  • Cúrcuma en polvo (1 cuarto de cucharada)
  • Jengibre en polvo (1 cuarto de cucharada)
  • Canela (1 cuarto de cucharada)
  • Pimienta negra. (1 cuarto de cucharada)
  • Azucar, miel o el endulzante de tu preferencia.
 
Esta combinación de especias, especialmente por la pimienta negra, puede parecer un poco extraña. No obstante a parte de no notarse esta última casi nada, la combinación de la pimienta negra junto a la cúrcuma, mejora la biodisponibilidad de la curcumina (que es la sustancia beneficiosa de la cúrcuma). Por lo que realmente para tener todos los beneficios de esta receta, no te saltes la pimienta
 

PREPARACIÓN

 
  1. En un cazo pon a calentar a fuego medio la leche y añade las especias.
  2. Remueve bien con una cuchara de madera hasta que se hayan disuelto y hierva.
  3. Una vez esté en ese punto, sirve en una taza y disfruta en tu desayuno o merienda. 
 
Es una bebida que reconforta y sienta realmente genial, además de estar realmente rica. Os la recomiendo especialmente para esos días fríos en los que buscas algo de confort para empezar el día, para ayudar en procesos de resfriado, o sencillamente para cuando apetece algo dulce y rico y no queréis pecar. 
 
 
C O M P Á R T E L O

Deja un comentario