Kimchi coreano: Qué es y como prepararlo.

El kimchi es una delicia coreana, prima lejana del más conocido por nosotros Chucrut alemán. Es un fermentado de col china con varias verduras, ajo y jengibre y mucho chile picante.

kimchi: qué es y como prepararlo en casa

Y no solo tiene un sabor intensamente delicioso, si no que además es una fuente magnífica de probióticos naturales que son geniales para tu cuerpo. Se puede comer recién hecho, o ya fermentado para disfrutar en todo su esplendor de su sabor y benificios.

Gracias al proceso de lactofermentación, que no tiene nada que ver con los lácteos si no con las bacterias lactobacillales,responsables para la transformación de los alimentos en alimentos fermentados. Te sonará a chino, pero si te digo que estas bacterias con su magia hacen de la leche yogur ya no te suena tan raro ¿verdad?

Los probióticos son microorganismos vivos que ayudan a preservar un entorno saludable en nuestra digestión y juegan un rol importante en nuestro sistema inmunológico.

Por lo que el kimchi te puede ayudar a:

  • mejorar la función del hígado.

  • ayudar a combatir las alergias.

  • mejorar la síntesis de vitaminas.

  • aumentar la absorción de nutrientes.

  • ayudar a eliminar la hinchazón y la acidez.

Y yo añadiría que te puede ayudar a darle un toque super interesante a tu cocina además de convertirse en un fondo de nevera magnífico para un montón de platos. (eso si logras que te dure, claro)

El kimchi se puede utilizar como acompañamiento o como ingrediente para : arroz frito, relleno para dumplings, para sopas, asados…

Personalmente le tengo mucho cariño a esta preparación, ya que fue de las primeras investigaciones de cocina asiática que me atreví a hacer, hace bastantes años. Sobre todo teniendo en cuenta que no he estado nunca en Corea (cosa que espero no tardar mucho en cambiar) ni había probado nunca la comida coreana. No tenía ni idea de si me iba a gustar, o si mi preparación se iba a parecer en lo más mínimo a la receta original en cuanto al sabor. Sin embargo me atreví, tras muchos vídeos sobre Corea e infinidad de recetas donde nombraban al Kimchi como una delicia.

Posteriormente, comparándo mi Kimchi con auténtico Kimchi en un restaurante coreano, he de decir que no tiene nada que envidiarle al original.  Según paladares expertos, esta receta queda riquísima y mucho mejor que el que se puede comprar ya hecho (en tiendas de alimentación asiática)

kimchi: qué es y como prepararlo en casa

Ingredientes para hacer dos botes de medio kilo:

Para el envasado:

Dos botes de cristal de medio kilo bien limpios y secos.

Para la base:

  • 1 col china ( si no puedes conseguir col china puedes utilizar repollo como hice yo esta última vez)

  • sal gruesa (aproximadamente medio kg para deshidratar la col)

Verduras que acompañarán la col:

  • 1 nabo en juliana.

  • 2 zanahorias en juliana.

  • 1 o 2 cebollas tiernas con la parte verde, dependiendo del tamaño. Cortadas juliana. La parte verde pícala fina.

  • col lombarda cortada en tiras. Aunque la receta original no lleva, en esta ocasión yo se la he querido añadir y queda genial. Como es una verdura gruesa y no deja de ser col, la pasamos previamente por el proceso de salado con el resto de la col. 

Para el porridge:

  • 2 vasos medianos de agua

  • 2 cucharadas de harina

Especias y aliño (que mezclarás con el porridge una vez frío):

  • 10 dientes de ajo triturados.

  • 1 trozo grande de jengibre fresco triturado.

  • 1 cebolla mediana triturada.

  • 1/2 vaso de salsa de pescado

  • 1 pera conferencia madura, triturada hasta hacerla puré.

  • 3 cucharadas soperas de chili picante en copos. (o menos según tu gusto por el picante, no obstante no se debe de eliminar del todo.)

  • 3 cucharadas de pimentón dulce.

*la receta original lleva chile en polvo picante coreano (gochugaru) que es una bomba y deja mucho color, pero como es dificil de encontrar, puedes utilizar chile en copos para darle el picante y pimentón para el color.

Pasos a seguir para hacer tu Kimchi casero:

kimchi: qué es y como prepararlo en casa

1. Preparar la col.

En este paso le vamos a quitar todo el agua posible y la vamos a preparar en hojas sueltas. Para esto:

  • Cortar la col en cuartos y separar las hojas, quitándole el tallo central a la col. Si lo haces con col china simplemente asegúrate de cortarle la parte más gorda de la base y pártela también en cuatro trozos.

  • Lavar la col muy bien para asegurarnos de que no lleva nada de tierra y escurrirla bien.

  • Salarla, asegurándonos de que cada hoja queda bien cubierta de sal (si no has separado todas las hojas, asegúrate de que pones sal en todas)

  • Dejarlo reposar en un recipiente grande (en un bol grande o un barreño pequeño) aproximadamente unas dos horas. Es importante ir revisando la col cada media hora aproximadamente, para retirarle el agua que va soltando y darle la vuelta. Si es necesario puedes añadir un poco más de sal. No te preocupes, luego se lava la col y quedará perfecta.

  • Una vez pasadas las dos horas lava muy bien la col y escúrrela para que no le quede nada de agua. Después del proceso de salado verás como las hojas han perdido su textura crujiente rígida y puedes doblarlas más fácilmente sin que se rompan. Además tienen una textura como más gomosa.

2. Preparar el porridge (o salsa de aliño con la que cubriremos la col y las verduras)

kimchi: qué es y como prepararlo en casa

Este paso lo puedes hacer mientras la col se deshidrata.

Parte huntuosa: En un cazo a fuego medio pon a hervir los dos vasos de agua y disuelve la harina hasta que veas que la mezcla se va espesando y va cambiando de color hasta quedar un líquido blanquecino y espeso. Aparta y deja enfriar.

Aliño: Para este paso yo utilizo mi procesadora de alimentos para triturar hasta la consistencia de puré que buscamos, pero si no tienes uno puedes utilizar una batidora de brazo. Aquí sencillamente trituramos los ajos, el jengibre, la cebolla mediana y la pera. Una vez todo triturado añadimos el chile en copos, el pimentón y la salsa de pescado.

En un bol juntaremos la parte huntuosa con el aliño hasta crear una pasta homogénea. Es importante que juntes el porridge con el aliño cuando esté frio, de lo contrario cocinarías sus ingredientes y no fermentarán igual.

3. Preparar las verduras que acompañarán la col:

kimchi: qué es y como prepararlo en casa

Prepara las verduras en juliana (importante que queden trocitos finos ya que así se incorporarán mejor a la mezcla.)

4. Mezclar las verduras y el porridge:

Mézclalo todo bien hasta que queden bien incorporadas las verduras con el porridge.

5. Huntar la col con la mezcla anterior:

kimchi: qué es y como prepararlo en casa

Para este paso te recomiendo que te pongas guantes ya que es una parte que hay que hacer a mano y al llevar chile picante, es mejor prevenir que curar (recuerdo una vez que me rocé la nariz después de cortar un chile verde fresco…. ejem, te aseguro que mejor con guantes)

Ahora en un buen recipiente hay que mezclar la col con el porridge y las verduras, asegurándote que cada hoja queda bien cubierta por la mezcla. Masajea bien las hojas hasta que queden bien cubiertas.

Una vez bien mezclado todo simplemente ve rellenando los botes asegurándote de que no queda nada de aire entre los trozos.

6. A fermentar!

Aunque se puede comer recién hecho, la auténtica magia sucede a los 3 días. Para la fermentación deberás de dejar los botes fermentando en un lugar oscuro (no hace falta que lo esté completamente, simplemente que no le de la luz directa del sol) y seco al. Con los botes bien cerrados. Después se guarda en la nevera bien cerrado. Con el frío el proceso de fermentado se ralentiza (aunque sigue!)

¿como sabré si está fermentando?

Lo primero que notarás es el olor un poco ácido, además al abrir los botes (sobre todo si tienen cerrado hermético) notarás como sale un poco de aire, y si aprietas el kimchi salen burbujas.

Esto son las bacterias dándolo todo que al fermentar crean esos gases.

Mi consejo es que las primeras veces que hagas kimchi lo vayas ojeando una vez al día, e incluso porqué no, probando, ya que así irás viendo los cambios en el olor y en sabor. Personalmente encuentro que está en el punto perfecto al tercer día, pero hay quien prefiere meterlo al frío al segundo, o incluso dejarlo fuera una semana.

Y bien, con un bote de kimchi casero en la nevera, te puedo asegurar que tienes para un montón de tiempo (dura perfectamente unos 6 meses, aunque dudo que te dure tanto tiempo) y para un montón de preparaciones y recetas. En breve subiré una serie de posts sobre recetas con kimchi, para darte ideas y más ganas de que lo prepares tú mismo en casa.

Es una delicia!

C O M P Á R T E L O

Deja un comentario